Parkour

Foro de parkour para todos los traceurs del mundo (Que quieran pasarse claro XD)
 
ÍndiceBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 El juego interior

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
«((.::gabriel::.))»
Admin
Admin
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 179
Edad : 24
Fecha de inscripción : 06/03/2008

MensajeTema: El juego interior   Vie Mar 07, 2008 10:38 am

El Juego Interior del Parkour (por Chris Rowat, mejor conocido como Blane)

"El jugador del juego interior llega a valorar el arte de la concentración relajada por encima de toda otra habilidad... Aspira al tipo de desempeño espontáneo que ocurre sólo cuando la mente está calmada y es como una con el cuerpo, el cual entonces encuentra sus propias maneras sorprendentes para sobrepasar sus límites una y otra vez... El jugador del Juego Interior descubre una voluntad de ganar que desata toda su energía y a la que nunca desaniman las derrotas."
—Timothy Gallwey, Introducción al Juego Interior del tenis.

Recientemente, en Francia, tuve la oportunidad de leer un libro muy interesante llamado El Juego Interior del tenis. A pesar de que nunca he jugado tenis por más de 2 o 3 minutos en toda mi vida, aprendí varias cosas acerca de algunos aspectos mentales del deporte, de la presión y del concepto de dos yos que nunca antes había considerado. Este libro, combinado con algunas otras lecciones que aprendí en Tours, ha resultado en un cambio drástico en la forma en que abordo un nuevo salto que típicamente me asustaría. Quiero compartir este enfoque en este artículo para ayudar a otras personas a lidiar con las dudas y los miedos que enfrentan ante un nuevo obstáculo.

Mientras tratamos de subyugar nuestros miedos y dudas en un salto nuevo, todos tenemos nuestros propios métodos para lidiar con un ritmo cardiaco acelerado, dilatación de las pupilas, aumento de tensión en los músculos y respiración errática. Algunos tratan de aguantar la respiración, otros cuentan de cinco a cero, algunos cierran los ojos y otros se gritan a sí mismos palabras de ánimo. Pero no importa qué tan peculiar sea tu preparación para un movimiento nuevo, hay algo que todos tenemos en común cuando lidiamos con este miedo. Una batalla entre dos yos invisibles empieza, y ésta es la razón de que sintamos tal conflicto interno ante un nuevo obstáculo.

Timothy Gallwey, autor de El Juego Interior del tenis, sugiere que hay tres tipos de jugadores de tenis, y yo creo que igualmente hay tres tipos de practicantes de parkour:

1) El jugador con pensamiento demasiado positivo, lleno de autoestima por su juego superior.
2) El jugador con pensamiento demasiado negativo, constantemente analizando sus defectos y los de su juego.
3) El jugador del Juego Interior, simplemente disfrutando y haciendo lo que le parece prudente.

Así que:
1) El traceur con pensamiento demasiado positivo, que cree que sus habilidades son superiores a las de las personas que lo rodean, se pone a sí mismo bajo una presión enorme. Antes de un salto nuevo su mente está llena de pensamientos sobre el costo del fracaso y lo que van a pensar las personas menos experimentadas si falla. Teme que la gente lo juzgue, empiece a dudar de su habilidad, se burle de él o hable a sus espaldas. Justo cuando necesita enfocarse y concentrarse, le cuesta trabajo porque lo distraen estos potenciales daños a su ego. La otra práctica potencialmente peligrosa en la que incurre regularmente este tipo de traceur es subestimar un salto, pensar que su superioridad implica que no tienen que poner al salto toda su atención.

2) El traceur con pensamiento demasiado negativo enfrenta un salto nuevo con dudas instantáneas y una destructiva falta de confianza. Antes siquiera de acercarse a enfrentar el salto ya está acordándose de la última vez que se cayó intentando un salto similar. Se preocupa de cuánto durmió la noche anterior y se pregunta si será ésta la oportunidad que se merece para voltear su entrenamiento y arreglarlo. Cuando finalmente ve el salto, duda de su habilidad para juzgar la distancia por experiencia, la mide usando sus pies, siente débiles las piernas, pesados los brazos, y se pone cada vez más nervioso. Al contrario que el traceur demasiado positivo, el negativo con frecuencia es culpable de sobreanalizar los saltos y subestimar su habilidad de realizarlos.

3) El "jugador del Juego Interior" se acerca a cada nuevo salto con un par de ojos fresco. Confía en que su entrenamiento y experiencia previos lo llevarán a completar el salto y no concede absolutamente ninguna consideración a su reputación, a su ego, a los costos a largo plazo del fracaso o del éxito, a "decirle a su amigo que hizo el salto", a filmarlo para su nuevo video o a lastimarse y estar inactivo por un mes. No hay negativo ni positivo, pasado ni futuro —sólo aquí y ahora y este reto que quiere superar. Es realista con respecto a su habilidad y puede darle al salto toda su atención sin sobreanalizarlo.

Si tú caes en alguna de las dos primeras categorías, entonces probablemente te sientes frustrado con frecuencia o incluso molesto cuando practicas, temiendo a más que sólo los obstáculos. En este artículo me gustaría ayudar a todos los que están atorados en esas categorías a cambiar su forma de pensar, si quieren.

La solución es simple cuando te das cuenta de que los problemas mencionados existen porque hay un conflicto: hay dos yos operando, y sólo uno puede ayudarte a realizar el salto.

Yo número 1, "el dictante", es responsable de decirle a tu mente y a tu cuerpo qué deben pensar y hacer. Es la voz interior que se usa para ponerte metas, advertirte del peligro y tomar decisiones. Él es el que te recuerda el costo del fracaso, del éxito, de las lesiones, de fallar el salto y de hacer el salto. Pero el Yo 1 también tiene problemas de desconfianza y el otro factor que trata de controlar es cómo nos movemos. Inunda la mente con pensamientos como "Asegúrate de doblar las rodillas", "Mantén la mano izquierda abierta hasta el último momento", "Usa mucha fuerza para hacer el salto" y "Si fallo voy a tener que salvarme de alguna forma". Puede decirte "Eres un inútil y nunca vas a ser un gran traceur" o decirte "¡Soy buenísimo! Puedo hacer lo que sea hoy".

Yo número 2, "el hacedor", es responsable de hacer lo que ha sido entrenado para hacer. No tiene interés en opiniones o asuntos externos, no tiene concepto de las cosas con las que el Yo 1 trata de distraernos. Simplemente es la acumulación de entrenamiento y experiencias pasadas. Desafortunadamente es raro que le permitamos salir a la superficie cuando nos enfrentamos a un nuevo salto, porque normalmente queda sometido por el Yo 1.

Cuando éramos niños, nos regía exclusivamente el Yo 2.

Cuando estábamos aprendiendo a caminar, nunca nos dijo el Yo 1: "Mantén el equilibrio, pon un pie frente al otro, mueve los brazos, sigue respirando... y mantén la espalda derecha", y no teníamos ego que nos advirtiera "Si me caigo, la gente se va a reír de mí. Los otros niños van a tener una mala imagen de mí porque no sé caminar".
En lugar de eso, confiábamos en el Yo 2 —simplemente veíamos a otra persona caminando, tratábamos de imitarla, probablemente nos caímos... pero en nuestro interior se aprendían lecciones. Tal vez nos caímos hacia la izquierda, así que en el siguiente intento, sin pensarlo, nos inclinamos más hacia la derecha. Por este simple proceso de tratar, evaluar el resultado sin ego y decidir qué debía hacerse para mejorar, aprendimos a caminar, y si estás leyendo esto, probablemente eres muy hábil para caminar, todo gracias al Yo 2.

Entonces, ¿cuándo dejamos de confiar en esta increíble herramienta de aprendizaje?

Conforme crecemos, aprendemos lecciones de la vergüenza y del fracaso. El Yo 1 empieza a surgir y afecta todas nuestras acciones, no sólo en el deporte sino en todos los aspectos de nuestras vidas. De pronto toda acción tiene una cadena de consecuencias, y basados en el desenlace llamamos al resultado bueno o malo, positivo o negativo, correcto o incorrecto. Cuando estábamos aprendiendo a caminar no había bueno ni malo, sino simplemente lo que funcionaba y lo que no. No considerábamos que caernos fuera algo malo, era simplemente una parte natural de aprender cómo permanecer de pie más seguido en el futuro.

La solución, entonces, es encontrar una forma de lidiar con los problemas de desconfianza del Yo 1 y darle al Yo 2 un poco más de crédito... después de todo fue él quien nos enseñó a caminar. Pero recuerda que el Yo 1 también nos es útil porque tiene la habilidad de ponernos metas y nuevos retos, así como advertirnos del peligro. Así que idealmente el Yo 1 debe establecer una meta realista y después permitir que el Yo 2 la alcance con completa confianza en la habilidad de su otra mitad. Cuando ambos yos trabajan en armonía y hacen lo que les corresponde, el resultado es muy motivante.

Lo que he estado entrenando y explicándole a la gente con la que entreno es poner más confianza en el Yo 2 cuando me enfrento a un nuevo salto. Para hacer esto necesitas encontrar una forma de silenciar tu mente, distraer al Yo 1, y dejar que el Yo 2 tome el control completamente, como lo hacía con tanto éxito cuando eras niño. El Yo 2 no necesita pensar en distancias y alturas y darte palabras y números para describirlas, sólo se adapta al obstáculo basado en la experiencia y entrenamiento previos. No es necesario ningún cálculo específico del poder, la velocidad o las técnicas requeridas —el Yo 2 básicamente recibe una meta y hace lo que necesite hacer para alcanzarla.

La mayoría de las personas sienten cierta presión ante un nuevo salto, una tensión. Tratan de forzarse a sí mismos a hacer el salto pero ése no es el enfoque que yo recomiendo. Necesitas pensar en este proceso como soltar o dejar ir más que forzar. Deja que tu cuerpo haga lo que ya sabe hacer. Si tiras una pelota desde un techo y quieres que toque el suelo, la dejas ir y confías en que llegue al suelo —no la empujas hacia el suelo mientras tu mente está llena de cálculos y teorías.

Entonces, ¿cómo funciona el Yo 2?

Funciona mediante los complejos métodos del aprendizaje por experiencia. Cada repetición, ejercicio y movimiento pasado te ha enseñado algo que ningún libro, palabra o video puede enseñarte. Ha fortalecido los caminos entre tu cerebro y tus músculos y le ha dado a tu cuerpo experiencia y sabiduría para realizar mejor acciones similares en el futuro. Es mucho más seguro que confiar en el Yo 1, porque la naturaleza del Yo 2 no cambia según tu humor, preferencias u opiniones de ti mismo, o según creas que tienes algo que ganar o que perder con el nuevo salto. Dicho de otra forma, es imparcial y confiable.

Obviamente es importante tener mucha experiencia y entrenamiento previo en los cuales basarse para un salto nuevo, es por esto que el entrenamiento debe ser gradual y una progresión constante es vital para permanecer seguros y sanos.

La idea de los dos yos puede aplicarse para todo en la vida, pero el otro propósito importante que tiene en relación con el parkour es al enseñarles a otros lo que sabes.

El Yo 2 aprende del ejemplo y la experiencia. Nunca nos dijeron cómo caminar, vimos a un adulto caminar y tratamos de imitarlo cuando nos dimos cuenta de que es una forma más eficiente de movernos. Poner el ejemplo es la mejor forma de enseñar parkour. Si le describes una forma de pasar un obstáculo a un estudiante usando sólo palabras e instrucciones, el estudiante se apanica y trata de memorizar todo, y al final no entiende los movimientos requeridos.

Si simplemente le dices al estudiante que te observe "sin mucho esfuerzo" cuando pasas el obstáculo, verá y procesará miles de lecciones sin pensar. Verá tu postura antes de brincar, el orden en que se mueven tus extremidades, tu recepción y hacia dónde va tu vista en cada etapa. Tal vez no recuerde todo, pero de todas formas fue mucho más productivo que simplemente describirle los movimientos.

Después de algunas demostraciones y observaciones, si el estudiante quiere tratar de replicar la técnica hará varias cosas similares al ejemplo que observó. Algunos detalles serán diferentes y algunos otros estarán ausentes, pero esto es natural porque no se puede esperar que aprenda todo inmediatamente.

Ahora el trabajo del maestro es ser un maestro del Yo 2 y no del Yo 1. Cuando aprendimos a caminar no nos dijeron que nos inclináramos más hacia un lado si nos caíamos, esto era obvio cuando volvíamos a ver los ejemplos de los adultos a nuestro alrededor.
El maestro no debe ser un "dictante", debe ser un "hacedor".

En lugar de decirle al estudiante "no muevas tu brazo así, muevévelo de esta otra forma", debe incitar al estudiante: "mira mi brazo, y fíjate cómo lo muevo y cómo moverlo así me ayuda a hacer esta técnica".
Así no se le da al estudiante una distracción de la técnica general. Si le dices que sólo sus brazos necesitan corregirse, pondrá tanto énfasis en corregir la posición de los brazos que no estará considerando el resto del movimiento. Por otro lado, si simplemente le agregas otra capa visual a su experiencia será mucho más fácil para él integrar esto al progreso que ya lleva con la técnica.

Esto también ayuda a eliminar el ego, porque no le estás diciendo al estudiante que está haciendo algo "bien" o "mal", simplemente le estás aconsejando que se enfoque en cierta parte del movimiento, y así estás sincronizando su movimiento con el tuyo pieza por pieza.

Si alguna vez le has preguntado a otro traceur cómo logró hacer algo y te contestó "No estoy seguro, sólo lo hice", no consideres esa respuesta inútil para ti ni pienses que está siendo antipático; probablemente es la verdad. Simplemente se permiten hacerlo y tú también puedes.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://parkour.forosactivos.com
«((.::gabriel::.))»
Admin
Admin
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 179
Edad : 24
Fecha de inscripción : 06/03/2008

MensajeTema: Re: El juego interior   Vie Mar 07, 2008 10:38 am

Joe, un buen amigo mío, recientemente estuvo teniendo problemas con un salto nuevo que estaba al alcance de sus habilidades. Se estaba frustrando consigo mismo y quería dejarlo para otro día. Le pregunté si estaba seguro de que quería irse y regresó para ehcarle otro vistazo, y decidió que siempre sí quería hacerlo de una vez. Estuvo un rato midiendo el salto, pero estaba escuchando demasiado al Yo 1. Su cabeza estaba llena de pensamientos sobre dónde tenían que estar sus brazos, dónde debían estar sus piernas, cuánto poder tenía que aplicar, cuánto tenía que girar en el aire, etc. Decidí que éste sería un buen momento para presentarle las lecciones que había aprendido.

Había algunos saltos similares cerca que eran más simples y que Joe ya había hecho muchas veces, así que mi objetivo era hacerle notar las diferencias en la forma de pensar con que se enfrentaba a diferentes obstáculos.

Cuando se paraba frente a los saltos que ya había hecho muchas veces, el Yo 2 tenía claramente el control. No había pensamientos distractores y su mente no estaba ocupada, simplemente veía dónde quería estar y dejaba que su Yo 2 lo llevara ahí. Se apoyaba en su entrenamiento pasado y en el considerable número de repeticiones.

Inmediatamente después regresaba y se paraba ante el nuevo salto pero la disposición mental cambiaba, era como si un gran switch cambiara de un yo al otro. De pronto estaba pensando otra vez en cuánto poder necesitaba, dónde debían estar sus extremidades y muchas otras distracciones entraban en su mente.

Le dije que me viera hacer el salto unas cuántas veces pero que no prestara atención particular a una parte del movimiento, que sólo lo observara "sin esfuerzarse". No le dije cómo hacer el salto, sólo le enseñé cómo podía hacerse.

Joe se sintió más confiado ahora y pudo ver claramente las diferencias de disposición mental dependiendo del obstáculo que estaba mirando, y fue obvio para él que ahí estaba el problema. Sólo necesitaba callar al Yo 1 y logró hacer esto usando un simple pedazo de cartón. Yo detuve el pedazo de cartón en el área donde debía caer en los saltos viejos y vez tras vez le decía que no pensara, que sólo hiciera lo que fuera necesario para alcanzar el cartón. Yo quitaba el pedazo de cartón justo antes de que Joe "aterriazara", y todas las veces cayó justo donde el cartón había estado. Después de un rato de hacer esto y lograr apagar completamente al Yo 1, distrayéndolo con un simple pedazo de cartón, fuimos al lugar del salto nuevo y puse el cartón en el área donde debía caer. Sin pensarlo Joe hizo el nuevo salto fácilmente. Sus brazos, sus piernas, su poder, su posición en el aire fueron todos perfectos. El cartón no era importante, sólo era una distracción para callar temporalmente al Yo 1. Muchos otros métodos podrían usarse para apagar o distraer al Yo 1 pero éste en particular funcionó para Joe en este salto. Después él dijo que la diferencia había estado en que no lo había sobreanalizado ni pensado en cosas específicas, simplemente decidió dónde quería estar y permitió que su cuerpo lo llevara ahí.

Es importante hacer notar que Joe no fue imprudente ni saltó a lo loco, ya había hecho todos los cálculos y había decidido que podía hacerlo con seguridad, ésta fue sólo una forma diferente de hacerlo.

Puedes experimentar con diferentes métodos para distraer al Yo 1 y gradualmente descubrirás qué tan poderoso es el Yo 2 y cuán confiable realmente es. El instinto y el "sentir" un nuevo salto están basados en la experiencia y deberías saber en cuanto lo veas si puedes hacerlo o no... si decides que ya es tiempo y puedes hacerlo entonces es el momento de cambiar de disposición mental y dejar que tu cuerpo lo haga.

Otra herramienta útil al combatir una mente ocupada es convencerte de que éste no es en realidad un nuevo salto, ya lo has hecho antes. Si recuerdas el último salto difícil que hiciste, te acordarás que fue mucho más fácil la segunda vez que lo hiciste. Esta confianza es un simple cambio de disposición mental y si puedes convencerte de que no es la primera vez para ti y simplemente es una repetición más, el salto nuevo será mucho más fácil. No te estás confiando de más, simplemente estás usando este método para distraer al Yo 1 y engañarlo para que te deje ir.

Vale la pena mencionar que se necesita cierto grado de sensibilidad antes de empezar a experimentar con estas formas de pensar —no trates de eliminar al Yo 1 por completo porque sí hace bien su trabajo manteniéndote a salvo y recordándote los peligros de un nuevo salto. Es la voz de la experiencia, aunque no la experiencia en sí misma.

Escucha al Yo 1 mientras decides si ya es el momento de intentar el salto y si estás listo para él, ponte una meta clara y visualiza dónde quieres estar con tanto detalle como puedas — después permite que el Yo 2 tome el control y logre la meta sin interferencia.

Dominar esta habilidad de cambiar de forma de pensar a voluntad beneficiará mucho tu progreso y, aunque yo no soy completamente capaz de cambiar entre los yos todavía, es algo en lo que he estado trabajando duro y ya he notado grandes diferencias. En los momentos en los que he confiado con éxito en el Yo 2 completamente para alcanzar una nueva meta, he estado mucho más consciente de cada fracción de segundo a lo largo de una técnica y he sido capaz de hacer ajustes según cualquier variación como si el tiempo hubiera corrido un poco más lento... Por supuesto que no corrió más lento, sino que todo esto ocurrió gracias a que tenía una mente clara, enfocada y tranquila.

Entonces ¿quién quiere jugar el Juego Interior?

—Blane

Muchas gracias a Tim Gallwey y su libro, El Juego Interior del tenis, y a Thomas Des Bois por abrir mi mente a estos conceptos e ideas. También tiene que dársele crédito a Platón, que exploró la idea del alma tripartita hace más de dos milenios.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://parkour.forosactivos.com
Revolution
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 204
Edad : 23
Fecha de inscripción : 07/03/2008

MensajeTema: Re: El juego interior   Lun Mar 17, 2008 7:15 am

jo me a emocionado Sad
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
KrOt
Traceur experimentado
Traceur experimentado
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 175
Edad : 24
Localización : Pues depnde...
Fecha de inscripción : 21/03/2008

MensajeTema: Re: El juego interior   Dom Mar 23, 2008 4:26 am

Gracias, me ha ayudado muchismo, descubri que era el traceur de tipo 2 y que me dominaba mas mi yo1...cuando salga a entrenar lo pondre en practica, muchas gracias repito.Hoy no saldre esta...como nevando o yo que se!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
dAnI_Cr3aT1V3
Traceur novato
Traceur novato
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 22
Edad : 27
Localización : lEpEcItY
Fecha de inscripción : 18/06/2008

MensajeTema: Re: El juego interior   Jue Jun 19, 2008 6:42 am

gracias me a ayudado muchisimo

by: zErO
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El juego interior   

Volver arriba Ir abajo
 
El juego interior
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Limpieza del mono
» VENDO JUEGO DE CALCAS RAPTOR 350 MARCA 3M
» el juego de rugby
» Informacion - Juego contra Costa Rica el 9 de septiembre.
» FOTOS DEL INTERIOR DEL NUEVO "AGILE"

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Parkour :: Parkour :: General-
Cambiar a: